¿Este tipo de pintura sirve para muebles que van en el exterior?

Es una mesa que quiero utilizar en el jardín.

¿Este tipo de pintura sirve para muebles que van en el exterior?

Es una mesa que quiero utilizar en el jardín.

¿Tienes alguna pregunta?
Pregunta a la comunidad

4 Respuestas

Guillermo Perujo Pereira

Ante esta afrenta exterior con la que el jardín, que bien debiera representar un ámbito de amable e inofensivo solaz, parece no obstante decidido a infligir previsibles deslustres y menoscabos a la mesa que ha de asentar en él sus reales, he sacado a la palestra, en el breve censo anterior, algunos ejemplos de Barniz. Pues bien, de alguno de ellos vierto a continuación (JPG adjuntos) una suerte de Ficha Técnica o, cuando menos, una sinopsis de características que pudiera servir de apoyo al texto precedente (en una recalcitrante porfía que arriesga, sin duda, todas tus probables dosis de paciencia).

Mis excusas, de antemano.

Muchísima fortuna con la ornamental hazaña.

3 fotos
Responder
Guillermo Perujo Pereira

Un saludo, Laura.

En esta sección de la Plataforma, interrogas acerca del grado de idoneidad de la pintura denominada a la tiza (Chalk Paint) frente a las diversas inclemencias que, a plena atmósfera, habría de afrontar un mueble de madera con ella decorado. De hecho, concretas que se trata de una mesa destinada al jardín, de la que, por tanto, no es difícil intuir el tipo de abordajes culinarios (desayunos, picoteos, sobremesas, meriendas...), asedios solares o embestidas meteorológicas cambiantes que pudieran ensañarse con ella.

A priori, esta variedad de pintura no es seguramente la mejor adaptada para desafíos de exterior; no obstante, si tu disposición en su favor es decidida, habría fórmulas que darían consistencia a tus anhelos.

Entiendo que tu curiosidad no se concentra tanto en el procedimiento de aplicación de este producto de singular estética -Chalk Paint (floreciente y próspero en los últimos años)- como en su estrategia de terrenal defensa fuera del halo preservador del hogar. Polarizando en este interés mi inspiración, yo apoyaría la moción del uso del barniz, en esta circunstancia, bien antes que la propuesta de la cera: esta sustancia grasa (sobre todo la fabricada expresamente para ‘tiza’) difícilmente llegará a desarrollar la pátina suficiente, incluso con varias capas sucesivas, como para prometer un escudo de protección de largo plazo en cruda intemperie y expuesta a humanos asedios.

La cera representa un digno, hermoso amparo y escolta de la madera toda vez que, amén de haber sido administrada con pulcro y lento esmero, se le haya respetado la parsimonia de su curación (si comprende una proporción de carnauba, el lento escrúpulo es obligado: prácticamente, una semana sin entrometerse en su proceso de secado; después, un par de meses hasta su ideal encarnadura y cicatrización eficaz; el mantenimiento rehabilitador exigirá, en razón de su uso y desgaste, otra mano terapéutica al cabo del invierno, y del verano por lo contrario). La cera, sí, impermeabiliza superficies y repudia líquidos, pero su temporalidad reclama nuestra vigilancia muchísimo antes que el barniz. Las manchas en ella se tornan intrigantes e insidiosas si no son neutralizadas al punto, sin gran demora, con franca limpieza y con trapo de nueva cera. Los excesos de humedad u hostigamientos de calor consiguen eternizar el sumario de la curación/encallecimiento de esta preciada materia que, más enternecida y adherente, atraerá la suciedad y maldecirá cualquier uso descuidado o torpe.

Vaya por delante que mi adhesión a la cera es inquebrantable y que la pondero con el más alto orgullo y lealtad. En este caso, no obstante, he de imponer el pragmatismo.

Los méritos del barniz pasan por dotar al objeto que envuelve de buen blindaje al aire libre y rebelde, pero también de fricciones y agresiones mecánicas como golpes, rozaduras, manchas...

El barniz no se degrada con la presencia de los rayos ultravioleta, a los que ponen coto y restringen; hasta la madera, directamente, aquellos no se adentrarán puesto que la propia capa de Chalk Paint de la mesa actuará como segundo filtro de inmunidad.

Su acabado es distinto al de la cera. Alguna marca de venta puede jactarse de su gran calidad, de no oscurecer la pintura ni amarillearla con el discurrir del tiempo, además de lucir completamente mate, matiz esencial cuando se trata de obedecer a los opacos velos, los disimulados reflejos de la máscara de tiza.

Si el afán persigue un acabado más suave, como convincente transcripción del de la cera, habría que ejercer un suave lijado después de cada mano de pintura y barniz, y no porque en caso contrario el cariz de su catadura final desmerezca por amargor o artificio. A discreción de la mano artesana quedaría esta disyuntiva.

El mueble -la mesa de jardín- se prestaría a las rutinas de su manipulación, se dejaría frecuentar con normalidad, en sufrido ejercicio, apenas veinticuatro horas después de darse por rematado. Y le honra asimismo, al barniz, su consistencia y persistencia tenaz, que hacen innecesaria la recaída en lijados y capeados posteriores a lo largo, tal vez, de algunos años; si bien, en el contexto pseudoagreste de esta mesa, no sería mala prevención escuchar el propio dictado de la superficie expuesta.

Responder
Guillermo Perujo Pereira

POSIBLES RECOMENDACIONES DE BARNIZ ADAPTADO.

En todos los casos, se reseñan barnices de base acuosa.

Brochazo largo, al hilo de la veta; pelo fino en brocha o rodillo... Esas cosas.

1º. Barniz Sellador AUTÉNTICO.

Barniz al agua eco-friendly (gran rendimiento y respetuoso con el medio ambiente), mate y transparente para proteger la pintura.

Un litro cubre entre 8 y 10 metros cuadrados de superficie, según la porosidad de ésta.

Se usa como barniz para proteger grandes superficies (mesas, puertas, armarios, paredes, suelos, techos, etc.) en lugar de la cera, o para aplicar en muebles situados en lugares con humedad (cocinas o cuartos de baño).

Recomendado también si se quiere utilizar para un mueble (sillita, cuna, etc.) que vaya a ser utilizado por niños, ya que cumple la normativa europea EN71-3 sobre seguridad en muebles u otros productos infantiles.

Inconveniente a considerar: su elevado precio:

BARNIZ-SELLADOR ‘AUTENTICO’ 1L = 30 €

*****

Otros (los precios llegan a reducirse incluso a la mitad):

- Barniz CREA Ultra Satinado, de Montó.

Barniz al agua incoloro [en etiqueta enmarca ‘INTERIOR’: comprobar el sello ‘INT/EXT’]. Acrílico-uretanado alifático para protección de la madera de interior/exterior (bajo cubierta). Excelente transparencia, suave aunque no expresamente mate. Aplicación sobre suelos, parquets, puertas, muebles..., con nanoaditivos que crean una capa impermeable de máxima dureza y resistencia a golpes, abrasión y desgaste; también a rayos UV. Buena resistencia a productos químicos domésticos. Resalta el veteado de la madera. Muy fácil aplicación y bajo olor.

BARNIZ DE INTERIOR.

- Barniz para Chalk Paint PROA.

Barniz al agua incoloro, transparente, con acabado mate. Protector sin olor; tacto soft. Etc.

- Barniz para Chalk Paint TITÁN, de Titanlux.

Barniz al agua mate, incoloro y sin olor. Aporta más resistencia a las superficies decoradas con los colores TITÁN Chalk Paint y similares. Transparente, no amarillea. Resistente al agua una vez seco.

- Laca de acabado para Chalk Paint RUST OLEUM, de Xylazel.

Única de base al disolvente.

Laca protectora duradera de acabado transparente y mate, que realza y sella la pintura, protegiéndola de golpes y ralladuras.

Confío, Laura, en haberte sido de alguna ayuda. Alguna.

Deja tu respuesta

Para escribir una respuesta debes estar registrado. No está permitido incluir teléfonos de contacto, e-mails o enlaces a páginas web externas en este apartado, dicho contenido será moderado y eliminado.

Pide presupuestos de muebles en tu zona

Escoge un tipo de trabajo

Registrate
¿Eres un profesional?

Contacta al instante con personas que buscan en tu zona a profesionales expertos en construcción, reformas, instalaciones, mudanzas, arquitectos, etc.